Por qué es buena idea comprar un negocio en traspaso

Comprar un negocio en traspaso puede ser una muy buena idea porque requiere de una inversión reducida, se pone en marcha más rápido y se conocen los datos previamente. Ofrece algo más de certidumbre que simplemente lanzarse a abrir uno nuevo y permite establecer previamente si una estrategia nuestra podrá sacar adelante lo que otro empresario, por muy diversas causas, no siempre achacarles al modelo de negocio, no pudo.

Al tomar la decisión de montar un negocio cara al público uno cuida cada detalle , se trabaja en la idea con mimo y dedicación para alcanzar el noble objetivo de dar lo mejor a los clientes en términos de servicio, calidad y precio.

Si hablamos de una franquicia todavía hay más trabajo detrás puesto que a lo anterior se suman años de expertise y un equipo trabajando cada día en mejorar el modelo de negocio.

No obstante, las cosas no siempre salen como deseamos y hay tantos motivos como tipos de persona para ello: discusiones entre los socios, falta de tiempo de dedicación , una mala ubicación, costes descontrolados, etcétera.

El caso es que, por mucho que valoremos en ASESOR FRANQUICIA la perseverancia en los negocios, también hay que saber cuándo replegarse a los cuarteles de invierno y dejar, si acaso, a otros que puedan tomar el negocio con ánimos más renovados y estrategias que puedan ser más productivas.

Ventajas de comprar un negocio en traspaso

Poniéndonos ahora en el lado del emprendedor no es en absoluto descartable barajar la oportunidad de adquirir un negocio en funcionamiento y que se traspasa. En ASESOR FRANQUICIA hemos recopilado algunas de las ventajas que tiene y que hemos podido comprobar a lo largo de años en el mercado del Retail:

1.- Inversión considerablemente más reducida.

Ya hemos tratado en este blog los criterios para determinar el precio de traspasar una franquicia o un negocio. Estos criterios también nos ayudarán en una negociación para adquirir una empresa en esta situación.

Además, podremos ahorrarnos el IVA si estamos adquiriendo la totalidad de los activos de la compañía.

2.- Plazos de puesta en marcha mucho más cortos.

Uno se evita todos los tediosos trámites (y costes) que generalmente suponen la apertura de un establecimiento nuevo. Licencias, obras, retrasos, quebraderos de cabeza, desviaciones sobre el presupuesto pactado… y lo peor de todo, estar pagando el alquiler cuando todavía no hemos llegado a abrir al público.

3.- Conocimiento del comportamiento del negocio que se traspasa.

Aunque los datos no sean buenos, en un negocio que se traspasa uno tiene la oportunidad de conocerlos previamente. Sabe qué días de la semana funciona mejor y peor, cuáles son los meses de más movimiento y en los que tal vez convenga cerrar..en definitiva, ha tenido tiempo de definir una estrategia basada en datos reales, ha podido detectar las cotas de mejora y sabe desde el principio lo que hay que hacer para lograr un mayor rendimiento.

4.- Personal ya formado.

Generalmente usted querrá conservar todo o parte del personal que trabajaba en el negocio con el propietario anterior. Personal que ya conoce bien a la clientela y que será más estable y profesional que uno totalmente nuevo con su rotación inicial y sus periodos de aprendizaje.

 

En el otro platillo de la balanza se puede pensar en que el negocio en traspaso ya está estigmatizado en el barrio a causa de la supuesta mala gestión anterior , pero le sorprenderá saber los milagros que llegan a hacer un leve lavado de cara del establecimiento y una buena campaña de re-apertura.